Lorena & Jordi / La boda de los Moncho’s

Una pareja irreverente, apasionada, bella y divertida para una boda con los mismos adjetivos. Labios rojos, uñas de corazón, mucho baile y más amor.

Yo estaba viajando por Marruecos la primera vez que Jordi contactó conmigo, eso sólo podía significar algo bueno. Es amigo de mi amigo Héctor y eso, sin duda, era otra buena señal. La primera vez que quedé con ellos estuve segura de que esta boda iba a ser especial. Estaban pensando en organizar la zona de ceremonia como si de una terraza de bar se tratase, menos protocolo, más buen rollo. Sus amigos iban a hacer de maestros de ceremonia y ellos ni siquiera sabían en qué iba a consistir ésta. Prometían cervezas en cada momento de la boda-fiesta.
Y así fue, había bañeras antiguas con patas doradas esparcidas por la finca haciendo la función de cubiteras gigantes llenas de cervezas. La novia, Lorena, es un espectáculo de mujer, todos los invitados, y yo misma, estuvimos a punto de caernos al suelo al verla aparecer. Ella es peluquera y maquilladora y se había arreglado a si misma.
El vestido de ella lo diseñó su amiga Sonia Tuneu, y a él, su amigo, el estilista Fran Gómez, le arregló un traje de Asos.com convirtiéndolo en un guante impecable y super cañero. Labios rojos, uñas de escándalo y una raja imponente en la falda. Un traje impecable con tirantes y con calaberas en la parte de atrás del chaleco.  Taconazos Jimmy Choo y zapatos. Pero con lo que yo me quedo es con las zapatillas deportivas que se calzaron en cuanto se acabó la ceremonia para darlo todo desde el momento uno.
Celebraron la boda en el Espacio Sol y Vida, lugar de ceremonias y proyecto agrícola y social al mismo tiempo. Un espacio diferente lleno de rincones preciosos y donde te tratan como reyes. En la carretera de Vallvidriera, a 10′ de Barcelona, se ve toda la ciudad mientras se respira el verde de la naturaleza.
De la comida se ocuparon los chicos de Moncho’s Catering y se trataba de una cena de pie con diferentes puestos de comida, mesa de quesos, mini-hamburguesas, fideuá, arroz, etc, etc, etc. Todo buenísimo y precioso.
A las 9 de la noche ya estaba todo el mundo bailando, aún no habían pisado la pista de baile pero la banda tocaba temazos y nadie podía resistirse, los novios menos, ¡se animaron hasta a cantar con la banda!
A mi lo que más me gustó de la boda, y mira que me gustaron cosas, fue la química que hay entre ellos, no solo es que se quieran, es que se gustan con locura, se lo pasan pipa juntos, lo dan todo bailando, lo dan todo mirándose, lo dan todo dándolo todo con todos sus amigos… Son una de esas parejas que verías por la calle y dirías, éstos están en su segunda o tercera cita, mira como se miran, pero resulta que no, que ya se han casado, y que siguen así, como el primer día.
Bravo.
_DSC1554
_DSC1707
_DSC1574
_DSC1581
_DSC1637
_DSC1639
_DSC1721
_DSC1745
_DSC1781
_DSC1799
_DSC1818
_DSC1838
_DSC1936
_DSC2179
_DSC2161
_DSC1655
_DSC1660
_DSC1948
_DSC1960
_DSC1998
_DSC2041
_DSC2102
_DSC2129
_DSC1678
_DSC2194
_DSC2199
_DSC2240
_DSC2247
_DSC2259
_DSC2345
_DSC2412
_DSC2471
_DSC2499
_DSC2552
_DSC3297
_DSC3306
_DSC3310
_DSC3327
_DSC3359
_DSC3399
_DSC3425
_DSC3435
_DSC3439
_DSC3441
_DSC3452
_DSC3466
_DSC3456
_DSC3471
_DSC3897
_DSC3886
_DSC3684
_DSC3554
_DSC3480
_DSC3472
_DSC3942
_DSC4046
_DSC4698
_DSC4868
_DSC4879

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *