Ritual de domingo: ses formigues

Uno de mis sitios preferidos de Ibiza, los acantilados de Ses Formigues en el  norte de la isla.

Tengo que admitir que casi casi me duele hablar de este sitio en el blog, deberíais tomarlo como un regalo. ¿Sabéis cuando llegas a un lugar y sientes este tipo de conexión mágica? Me pasa cada vez que voy a Ses Formigues, una zona de acantilados al norte de la isla.

Para llegar tienes que andar durante unos 40 minutos por un caminito por el bosque, o llegar por el mar. Nosotros lo hicimos con la canoa de Iván cuando mi amiga Rocío nos visitó en Ibiza, ¡y fue toda una experiencia! Había muchísimo viento en contra y todo el rato nos desviaba, además, la verdad, es que no íbamos demasiado bien sincronizados jaja… llegamos absolutamente agotados aunque, de hecho, casi siempre llego algo cansada…

A finales de verano, Iván y yo fimos a acampar un fin de semana ahí para desconectar del mundo, con los teléfonos apagados, llevamos un par de libros y mi cámara. Nos despertábamos con la salida del sol, practicábamos yoga y bebíamos montones de Earl Grey tea.

Llevo años detestando Noche Vieja, así que este año, aprovechando que era la primera vez que lo pasábamos en La Isla, quería que fuese muy especial. Les sugerí a Claudia y a nuestros novios ir a acampar a Ses Formigues. Me hacía una especial ilusión porque Claudia aún no había estado nunca y quería compartir mi lugar especial con ella. Fueron dos días mágicos, nosotros y la naturaleza con un clima bestial, 31 de diciembre y no hacía ni pizca de frío.

Este es, sin duda, uno de los paisajes que me hacen sentirme muy agradecida por vivir en Ibiza.

Ses Formigues Ibiza
Ses Formigues Ibiza

Ses Formigues Ibiza

Ses Formigues Ibiza

Ses Formigues Ibiza

Ses Formigues Ibiza

Ses Formigues Ibiza

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *